"Delectando pariterque monendo" Horacio

22 jul. 2017

La otra cara del Peñón de Gibraltar

El Peñón de Gibraltar tiene una cara menos conocida que la que da a la Bahía de Algeciras. En su área menos habitada y más áspera, la cara oriental, guarda una serie de cuevas, el complejo Gorham, a pocos metros sobre el nivel del mar y catalogadas como Patrimonio de la Humanidad por su importancia arqueológica. Hace unos días saltaba la noticia de la aparición de un diente Neanderthal en este complejo. Y poco después, gracias a una invitación de los amigos de ASPHA (Asociación Profesional del Patrimonio Histórico-Arqueológico de Cádiz) hemos podido hacer una visita a este importante e impresionante paraje.

 Quedamos en Europa Point, el punto más meridional de Gibraltar que preside un faro y una mezquita. Desde aquí se accede andando al complejo de cuevas de Gorham.
 En pleno verano siguen en flor algunas amapolas marinas.

 Flores de amapola marina (Glaucium flavum).

Desde la carretera de Europa ya se advierten los acantilados de esta cara del Peñón.

 
 Vista del complejo Gorham desde el mar, foto de la página de turismo de Gibraltar.

Tras cruzar una zona militar, donde está prohibido hacer fotos, bajamos por una larga escalera con 345 escalones.



Fran Giles, arqueólogo e hijo de arqueólogo, será nuestro guía de lujo en esta visita.
 
Fran trabaja actualmente en este sitio arqueológico y nos pone en precedentes de lo que vamos a ver.

Cueva de Vanguard. La dejaremos para después, nos dice Fran.

Ahora toca costear subiendo y bajando por piedras hacia la cueva Gorham. Por suerte la marea no está en su máximo.





Algunos visitantes no hacen caso a la señalización. Tienen dos patas y alas.



Estratos excavados y dejados como testigos donde pueden verse herramientas de sílex y conchas que pudieron servir de alimento.

Nos adentramos en cueva Gorham.



Rastros de visitantes de épocas en que la visita a estas "cuevas del mar" era una diversión o aventura para los habitantes de Gibraltar.

Pasarelas de acceso a la zona de excavación.

En este lugar se está excavando actualmente y es donde se ha encontrado el diente de un niño Neanderthal, por tanto está protegido.

 
Nos enseñan una cabeza de un caballo pintada en este santuario neolítico.


Bajamos para salir hacia la cueva Vanguard.


Abunda sobre el suelo la pamplina de agua (Samolus valerandi) una planta semi-acuática que aquí vive del goteo continuo de agua dulce que cae del techo de la cueva.

Camino de la cueva Vanguard.

 


Cueva de Vanguard.


Otra planta que abnda al pie del acantilado es el beleño blanco, Hyoscyamus albus.


Detalle de la flor de Hyoscyamus albus.

La cueva de Vanguard (como otras del complejo) tiene una enorme duna rampante que la colmata. Esa arena lleva miles de año acumulada en la cueva. Desde época prehistórica en la que una amplia playa de arena y dunas rodeaba el Peñón.

Hueco excavado donde ha aparecido una guarida de hienas.

Rampa de acceso a la zona más alta, en excavación. La arena no se pisa para evitar deshacer los estratos temporales que dan tan valiosa información.
  
Cueva de Vamguard y mar Mediterráneo.

Acaba la interesante visita y toca subir escalones.


En los roquedos y repisas abunda la especie protegida Limonium emarginatum. Planta endémica del Estrecho de Gibraltar que tiene aquí su mayor población.

Limonium emarginatum.

Otra planta singular con una interesante población en el Peñón es Ephedra fragilis.

En esta planta vive un coleóptero exclusivo de la efedra. Es un bupréstido de colores muy llamativos (la hembra) conocido como la yamina de las efedras (Buprestis sanguinea calpetana).


Y con esta joya de insecto, para alguno de los más atractivos de la península, acabamos esta entrada. 
 ___________________

Agradecer a ASPHA y a su presidenta Esperanza Mata, amiga de hace años, la invitación para poder realizar esta interesante visita al Peñón de Gibraltar.




  

6 comentarios:

  1. Maravillosa excursión gaditano-gibraltareña...
    Gracias,
    Manuel Barea

    ResponderEliminar
  2. Gracias Manuel!! Por cierto, no conocía ese "itineramundi"!! No será porque no tienes material para rellenarlo!!

    ResponderEliminar
  3. Que envidia, no todo el mundo tiene esta oportunidad, gracias por enseñárnosla. Una fotito del faro tampoco habría estado de más.
    Manuel Lara
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será envidia sana no Manolo, jaja. Ha sido una suerte ya que estábamos en lista de espera. Ah!! y el faro es moderno (sin farero) y poco atractivo.

      Eliminar
  4. Me hubiera encantado esa excursión jeje Muy chulo el post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro Alberto. Aunque sea enseñando el DNI.

      Eliminar